En Nueva Jersey, la conducción ebria se considera una infracción de tráfico grave con sanciones importantes. El proceso comienza cuando la policía detiene a un conductor bajo la sospecha de conducir ebrio o por una infracción de tráfico no relacionada. El oficial realizará una serie de pruebas de sobriedad en el lugar, las cuales pueden incluir un dispositivo portátil de prueba de aliento. Si se descubre que un conductor ha ingerido bebidas alcohólicas resultando en un nivel de alcohol en sangre de 0.08% o superior, será detenido. Lo mismo se aplica a los conductores que pueden estar bajo la influencia de drogas ilegales.

En la comisaría de policía, se pedirá al conductor que se someta al Draeger Alcotest®, que es un sistema de análisis de respiración estacionario. A los conductores que se nieguen a someterse a la prueba de aliento se les revocará la licencia. Debido a que una conducción ebria per se no es un delito grave sino una infracción de tráfico, los conductores generalmente tendrán libertad para marcharse de la comisaría de policía a menos que también estén siendo acusados de otro delito, como lesiones personales o a la propiedad o posesión de drogas. Su vehículo será aprehendido e incautado durante 12 horas y podrá ser recuperado después de ese período.

Al salir de la comisaría de policía, el conductor recibirá una multa por infracción por conducción ebria y cualquier otra infracción observada por el agente, como exceso de velocidad o conducción negligente. La multa tendrá escrita una fecha específica con la cita para el juzgado y el conductor debe comparecer en esa fecha. En ese momento es cuando los cargos serán procesados y explicados al conductor acusado. En esta etapa, es muy recomendable que el conductor se ponga en contacto con un abogado de conducción ebria. Un abogado de defensa penal en la ciudad de Jersey puede asesorar sobre cómo declararse culpable y detectar errores críticos cometidos por la policía durante el arresto, lo que podría ayudar en el caso a favor del conductor acusado.

En el momento de la lectura de cargos, el conductor puede declararse culpable o no culpable de los cargos. Si se declara culpable, el juez podrá dictar sentencia y castigo en la misma ocasión. Las sanciones por conducir ebrio por primera vez varían según el porcentaje de alcohol encontrado en la prueba de aliento del conductor. Esas sanciones pueden incluir multas y el uso obligatorio de un dispositivo IID, además de la suspensión temporal de la licencia para aquellos con un porcentaje de alcohol en sangre de 0.15% o superior.

Si ha sido acusado de conducción ebria en Nueva Jersey, nuestro despacho está listo para ayudarlo a proteger sus derechos y para reducir las multas asociadas con sus cargos. Examinaremos las evidencias y analizaremos cada detalle desde el momento en que fue detenido y construiremos un caso para ayudarlo a obtener un resultado más favorable. Llámenos lo antes posible al 201-798-4024 para comenzar a trabajar.