La violencia doméstica es un término genérico para muchos crímenes y delitos cometidos por una pareja contra otra. Por ejemplo, una pareja o cónyuge puede ser acusado de agresión simple o agresión agravada en un caso de violencia doméstica.

Si ha sido acusado de un delito de violencia doméstica, existen algunas vías diferentes que su abogado de defensa penal en la ciudad de Jersey puede optar por seguir para que los cargos se desestimen en el juzgado. Si bien la policía toma medidas proactivas para proteger a las víctimas y arrestar a una persona si la víctima muestra signos de lesiones, la carga de la prueba recae en la víctima y la fiscalía. La fiscalía debe demostrar más allá de toda duda razonable que el delito de violencia doméstica ha tenido lugar.

Una posible estrategia de defensa es demostrar al tribunal que el incidente de violencia doméstica no ha tenido lugar y que las lesiones de la víctima fueron el resultado de un accidente. Por ejemplo, supongamos que una pareja está peleándose y hay alcohol involucrado, y una de las partes de la pareja sufre una caída que tiene como resultado moratones y cortes. En ese caso, un abogado defensor se asegurará de demostrar que el acusado no causó las lesiones de la víctima.

Otra defensa potencial tiene lugar cuando el imputado ha actuado en legítima defensa. Supongamos que una pareja o un cónyuge tiene motivos suficientes para creer que existe una amenaza inminente de lesión o muerte derivada del comportamiento de la otra persona y responde con violencia para protegerse a sí mismo o a un niño. En ese caso, un abogado intentará persuadir al tribunal para que retire los cargos. Esto es más común en los casos en que la pareja que sufrió las lesiones tenía antecedentes de violencia doméstica y agresión.

Finalmente, una tercera opción es demostrar a un jurado que la víctima ha acusado falsamente al acusado de violencia doméstica. Esto puede suceder en disputas por la custodia de los hijos en las que uno de los miembros de la pareja quiere tomar la delantera acusando falsamente al otro. Un abogado también puede demostrar que esto ha sucedido en otras ocasiones y que la víctima tiende a hacer acusaciones falsas para obtener algún tipo de ventaja en una disputa. Hacer acusaciones falsas es un delito y, en los casos de custodia de menores, puede tener el resultado opuesto para la presunta víctima, lo que recae negativamente en su historial.

En el despacho de abogados de Keith Hirschorn, P.C., hemos trabajado con muchos casos de violencia doméstica tanto del lado de la víctima como del acusado. Podemos ayudarle a realizar las elecciones adecuadas y a comprender los pasos que deben llevarse a cabo para luchar contra un cargo por violencia doméstica y defender sus derechos. Analizaremos y cuestionaremos todas las pruebas que se presenten en su contra y crearemos una estrategia de defensa sólida para intentar que los cargos se desestimen o se rebajen. Cada caso es diferente y los resultados varían, pero es esencial hablar con un abogado de violencia doméstica lo antes posible. Contacte con nosotros en el 201-798-4024 para revisar su caso.